elegir el terreno dónde vivir

Las ventajas de construirte tu propia casa

Hay un momento en la vida en el que se plantea el siguiente dilema: elegir entre una casa de estreno o de segunda mano. Ante este dilema, surge una tercera variable, buscar una promoción que se adapte a lo que uno está buscando o lanzarse a la aventura y construirte tu propia casa.

El tiempo y el trabajo asociado al esfuerzo de emprender este tipo de proyectos ha llevado a muchos especialistas, arquitectos, agentes inmobiliarios, inversores, a escribir sobre las ventajas y desventajas de comprar o construir tu propia casa.

A la hora de atender esa cuestión, en el caso concreto de viviendas unifamiliares, la respuesta es clara. Convertirte en autopromotor es la mejor solución para contar con una casa adaptada a tus necesidades y a las de tu familia procurando optimizar tiempo e inversión.

Está claro que las viviendas de segunda mano ya están construidas y, por lo tanto, en cualquier momento se puede entrar a vivir. Pero, ahora bien, ¿Es esa la casa de tus sueños? ¿Responde totalmente a los gustos, necesidades, sueños….?

La respuesta es evidente, un NO rotundo.

Ello nos lleva a la principal desventaja de comprar en vez de construir y es que, con el objetivo de adaptar esa vivienda a tus necesidades, se hace necesario hacer obras que, por un lado incrementan el coste final de tu propia inversión y, por otro el tiempo, antes de disfrutar de tu nuevo hogar.

De nuevo el tiempo y la inversión en el centro de la decisión para construir o comprar una vivienda.

Asumiendo el argumento de que construirte tu propia casa, siempre de la mano de profesionales de solvencia técnica demostrada como personalHOME, es el mejor camino para vivir en la casa de tus sueños, repasamos las principales ventajas de optar por convertir en el promotor de tu futuro hogar:

Diseño y personalización

Una casa adaptada a tus necesidades y estilo de vida, hecha para ti y para tu familia.

Desde la ubicación y el terreno donde construir, pasando por la distribución y los materiales, definiendo el tipo de exteriores, porche, jardín, piscina… Cada uno de nosotros sabemos lo que necesitamos y con el asesoramiento adecuado que nos guíe por la legislación y los preceptos técnicos vigentes, más allá de las obligaciones legales, podemos encontrar el equilibrio entre sueño y realidad. Atendemos, además, no solo a las necesidades actuales sino también futuras.

Optimización de la inversión

Diferentes estudios establecen que la construcción de una casa nueva cuesta en promedio entre un 15 y 20% menos comparada con una casa de las mismas características a la venta en el mercado inmobiliario. Además, ante la manida pregunta de “¿Cuánto cuesta construir una casa?”, es importante tener en cuenta que cuando te conviertes en promotor de tu propia vivienda sabes lo que estás dispuesto a invertir.

Siempre tenemos en la cabeza ese número mágico del que no debemos desviarnos. Por ello, se debe recordar que el coste de una casa abarca el precio de la construcción y existe una serie de gastos asociados a todo el proceso constructivo que debes atender, cómo muy bien explicamos en nuestro post: ¿Cuánto cuesta construir una vivienda unifamiliar?. Establece ese precio cerrado y busca el asesoramiento y la gestión de especialistas como personalHOME que ofrecen el servicio “Llave en mano”.

El tiempo: presente y futuro

La variable temporal es otro de los aspectos para tener en cuenta como ventaja de construirte tu propia casa.

No es una propiedad absoluta, sino que es relativa dado que, en el caso de optar por comprar una casa ya construida, no se alcance el objetivo de vivir en la casa de tus sueños y afecte al concepto de inversión de futuro.

Una casa ya construida conlleva, en muchos casos, reformas a corto plazo, que se suma esa variable temporal absoluta, mientras que cuando optas por construirte tu propia casa, sabes que todo el proceso constructivo oscila entre 10 y 14 meses, en función del diseño, el terreno, la localización, etc…

últimas publicaciones